Como contar una buena historia: Storytelling

storytelling 1

Contar una buena historia es todo un arte y esa es ni más ni menos la mejor forma de definir la técnica del Storytelling: El arte de contar historias.

Desde los orígenes de la humanidad la transmisión de conocimientos, acontecimientos, sucesos, anécdotas… se ha producido mediante historias que se han venido contando de generación en generación.

Y esto es así porque nos gusta escuchar historias cercanas, historias que nos generen una empatía, historias que nos emocionen.

De hecho, diversos estudios de neuromarketing concluyen que nuestro cerebro está especialmente preparado para estimularse por completo cuando nos cuentan historias que involucran emociones y esas son las historias que permanecen en nuestra memoria.

Por ello, si quieres convencer a tu audiencia y conseguir un impacto mayor y más duradero, cuéntales una buena historia.

Desde siempre el marketing, a través de la publicidad, ha contado historias, pero estas tenían su eje central en la marca, en el producto, ahora, el Storytelling tiene como protagonistas a las personas y si quieres que tu producto sea el protagonista principal, no te quedará más remedio que humanizarlo.

storytelling 2

Antes de empezar a construir la historia que vas a comunicar, hay 6 factores clave que tienes que tener en cuenta:

1.- ¿Qué quieres conseguir con tu historia?

O lo que es lo mismo, ¿Cuáles son tus objetivos?

Tu historia debe ir en sintonía con los valores, metas y objetivos de la empresa.

Aquí entraría tanto lo que quieres conseguir para ti, para tu marca o producto, como lo que quieres conseguir de tu audiencia.

Estos objetivos deben ser cuantificables, medibles y accionables.

2.- ¿A quién te diriges?

No hay límites ni barreras para contar historias, pueden ir dirigidas a cualquier tipo de audiencia y a través de cualquier medio de comunicación. Recuerda que todos somos emotivos por naturaleza y nos emocionamos con mayor o menor facilidad, pero cuanto mejor conozcas a tu audiencia, más posibilidades tendrás de emocionarla.

3.- ¿Qué quieres que haga tu audiencia después de escuchar tu historia?

Lo que se suele pretender con el Storytelling es lograr un vínculo emocional con la marca o con el producto de forma que sin necesidad de destacar los atributos del mismo, la gente se sienta identificada, lo recuerde como algo cercano, comparta esta historia y se sienta más predispuesto a comprarlo.

Si tu objetivo es vender, incluye una llamada a la acción en el momento en el que la historia alcance su punto álgido y tu audiencia esté más dispuesta a las emociones que impulsan las ventas.

Si tu objetivo es branding, muestra tu marca en el momento en el que la historia lleve a tu audiencia al límite de sus emociones.

storytelling 3

4.- ¿Qué le vas a contar a tu audiencia?

Lo más importante de cualquier historia es el contenido, se trata de contar historias desde la empresa o la marca y que trasciendan más allá de la mera descripción del producto que de hecho, en muchos casos, ni siquiera se contempla.

Existen una serie de temas clave con los que tendrás mayores posibilidades de llegar a conectar con tu público.

Temas universales como la vida y la muerte, el amor y el desamor, el odio, la amistad, el bien y el mal, la esperanza, la juventud y la infancia o la vejez… Utilizar alguno de estos temas como eje central de la trama de tu historia es una buena idea para facilitar que tu mensaje se expanda y llegue a lo más hondo de tu público, generando esa empatía y ese recuerdo que toda historia busca.

Tu historia debe de ser fácil de recordar y al mismo tiempo debe de reflejar la personalidad y el valor diferenciador de tu marca.

Por ello se recomienda que la narración se realice en primera persona de forma que el protagonista cuente su propia historia, o en tercera persona a través de un narrador que cuente la historia de primera mano, bien porque estaba allí cuando sucedió, bien porque se la contó el protagonista.

Coca Cola y Colacao son dos de las marcas generadoras de grandes historias:

5.- La estructura:

Toda historia debe tener una estructura lógica: un comienzo, un desarrollo con su punto álgido y un final.

El relato necesita tener un  final total­mente conec­tado con el prin­ci­pio de la his­to­ria, pero debe per­mi­tir que la audi­en­cia se iden­ti­fique, sienta y además, pueda recrear su propia his­to­ria.

Dejar algo para la imaginación es importante, de esta forma conseguirás una mayor involucración en la medida en que cada persona de tu audiencia busque el final perfecto para tu historia.

Este spot de Wilkinson fue todo un éxito ya que integraba el producto en una historia absolutamente real (a pesar de ser personajes animados) vivida por millones de papás de todo el mundo. Logró convertirse rápidamente en una campaña viral con más de 6 millones de visualizaciones.

Con estas campañas queda bastante bien demostrada la importancia de crear un buen contenido para llegar a tus clientes, engancharlos a través de las emociones y de esta forma vincularlo a tu marca o producto.

6.- Los personajes:

Podríamos decir que los personajes son uno de los elementos más importante en las historias ya que a través de ellos se crea el vinculo emocional con la audiencia.

El público debe emocionarse cuando el personaje se emociona, debe reír cuando este ríe y debe sufrir cuando el personaje sufre.

Es importante también la mezcla de emociones, ya que cuando la mente se expone demasiado tiempo a una misma emoción, tiende a aburrirse mientras que combinando distintas emociones se mantiene activa y tiende a recordar más y mejor.

¿Contamos historias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>